La Casa de Jack

La Casa de Jack

Por Cineguru

Dec. 7, 2018

El cineasta danés Lars Von Trier ha basado su carrera cinematográfica, como guionista y director en el impacto, no siempre grato, hacia la audiencia. Incluso en sus inicios, al escribir adaptaciones de crímenes reales para programas de televisión pública en su país, pues dotaba a sus historias de excesivos detalles.

Basta listar en su biografía cinematográfica producciones como Dogville, Anticristo y Nymphomaniac, para darnos cuenta de la magnitud de sus alcances como figura de controversia.

Con las películas estelarizadas por Charlotte Gainsbourg, donde la trama gira alrededor de oscuras depravaciones sexuales de su protagonista, audiencia y crítica especializada pensó que Von Trier había alcanzado su máximo nivel y no habría nuevas sorpresas.

Siete años después y tras la misma prolongada ausencia del Festival de Cannes, el pasado 14 de mayo, presentó The House That Jack Built, película estelarizada por Matt Dillon, Bruno Ganz, Uma Thurman y Siobhan Fallon Hogan, y que fue filmada a lo largo de dos años, en la más absoluta secrecía, a petición del director, después de haber decidido trasladar el proyecto, que originalmente estaba planteado como una mini-serie de televisión, a la pantalla grande.

El filme narra 12 años en la vida de Jack (Dillon), un inteligente asesino serial activo en la década de 1970 en Estados Unidos. La audiencia vive la trama desde el punto de vista del personaje principal, quien realiza homicidios como una manera de arte. Mientras pasa el tiempo, la policía se acerca a su captura, mientras toma riesgos cada vez más grandes con el fin de concluir su labor con una obra maestra.

Basta decir que, en el siempre artístico estilo de Von Trier, con prolongados paneos y tomas abiertas, se muestran escenas de violencia explícita, así como reacciones de terror primal que incomodan al espectador. Al igual que en Anticristo, la narrativa busca explicar o brindar algo de conocimiento sobre la psicología del personaje, con el que de manera extraña, se logra empatía aún ante su obvia psicopatía.

Una película magistralmente llevada a cabo en términos cinematográficos, cuyo tema puede resultar difícil de ver para el público en general, sin embargo, se debe resaltar que es el mejor trabajo del cineasta danés hasta el momento.

 

Comentarios

Noticias relacionadas